Responsabilidad

Acabo de dejar un comentario a un post de amazings.es.

No voy a poner el enlace al post porque ni sé hacerlo ni viene a cuento. Esta entrada tiene otra intención.

En La Buhardilla hablamos (al menos lo intentamos) de Ciencia. Y cometemos fallos. Algunos los detectamos nosotros mismos y otros (la mayoría) vosotros, los LISTENERS. De hecho nuestra sección “Perdón por haber nasío” surgió por estas razones.

Pero probablemente la mayoría de nuestras pifias nos pasen desapercibidas a todos. Y las pifias quedan ahí, sin que nadie las cuestione ni las discuta.

Y pienso en esto después de mi comentario en amazing.es. Y no es por cargar contra el blog. ¡Ni mucho menos! De hecho recomiendo que lo visitéis. No tengo intención de criticarlos superficialmente ni de crear polémica. Es sólo que he leído un post al que le he encontrado (desde mis conocimientos) algunas lagunas; aunque igual estoy equivocado (con bastante probabilidad de ello).

Y que sea en amazings.es es casual. Podría haber sido cualquier otro. Pero ha sido en ese blog. Y sobre un tema en el que creo que tengo algunos conocimientos.

Tras leer el post he pensado sobre los posibles fallos (insisto, según mi opinión) de la entrada. He releído el artículo y seguía pensando lo mismo. He leído los comentarios y todos eran laudatorios (perdón por el palabro). Nadie cuestionaba lo expuesto (excepto uno sobre la etimología de la palabra kamikaze). Y eso me ha hecho pensar (lo del kamikaze no, lo otro).

¿Hasta qué punto tenemos RESPONSABILIDAD sobre lo que hacemos?

El tío Ben le dijo a Peter “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Luego se murió el buen hombre y Peter se dedicó a proteger a sus vecinos y a desfacer entuertos. Eso sí, con unas mallas ajustaditas que le hacían muy buen tipín.

¿Es un blog / podcast una responsabilidad? ¿Tenemos poder? ¿De qué dependen estos términos?

¿Del contenido?

¿Del número de descargas?

Probablemente del contenido. Si tu contenido no es “potencialmente dañino” da igual las personas que te escuchen.

Esos tres mostros que hacen Gravina 82 (Arturo, Juanda y Pablo) no tienen un contenido que pueda dañar a nadie. Ellos “sueltan” su humor (yo daría mi escroto y su contenido por hacerlo la mitad de bien) y no hacen daño a nadie (igual a alguno le pita el oído o se le revuelven las tripas, pero es cuestión de gustos). Y lo mismo pasa con Podcast Caramelizado, Cacahuetes, Cabreados, Los Kryptonianos, NUA, Podzapp, La Máquina de series (¿aún existe? :P)…

Tratan temas que se podrían calificar como banales. Pero no lo son, porque el entretenimiento nunca JAMÁS será banal. Y ellos os hacen pasar muy buenos ratos (a mí no porque no escucho porcars).

E igualmente que he citado estos podcasts podría (si los conociera) citar muchísimos blogs (bueno, sí Flapa y, antiguamente, antes de que desaparecieran tras el Mundial de Sudáfrica, Jandeporas).

Y ahora viene mi gran duda, la que me corroe (bueno, tampoco tanto, pero está ahí).

¿Qué ocurre con esos blogs / podcasts que pretendemos dar información útil a los que nos leen / escuchan? E insisto en que el humor y el entretenimiento no son inútiles (de hecho nosotros tenemos un muy infrecuente spin off sobre tebeos).

Insisto, ¿qué pasa con nosotros? Empezando por nosotros: La Buhardilla (que igual crees que tienes Asperger, tienes que tomar más vitamina B6 o dejar de volar en avión), Droidcast (que igual la HTC te sale rana y te la habías comprado porque Mr Pelazo te lo aconsejó), con Amazings (que dejaste de comprar bombillas de bajo consumo por el mercurio)… y muchos más que, lo queramos o no, tenemos un contenido informativo (aunque también pueda ser lúdico), que llega a más o menos personas, y (en la mayoría de los casos, por desgracia) se lo cree a pies juntillas. Sin criticar. Sin preguntar. Sin inquirir. Sin investigar lo expuesto. Sin cuestionar nada.

Igual soy yo, pero me parece que tenemos cierta RESPONSABILIDAD.

Y como no somos (afortunadamente y gracias a Dios, los chakras y Hubbard) ninguna religión ni movimiento espiritual o filosofal deberíamos cuidar esto. Deberíamos hostigar a nuestros seguidores (muchos o pocos) a criticarnos, a contradecirnos, a cuestionarnos, ponernos a prueba…siempre desde la lógica, el estudio, el respeto.

Porque lamentaría mucho ser reponsable de inducir a una persona, debido a mis carencias, de formación o información,, a defender a capa y espada algo que ha escuchado en La Buhardilla. Porque soy, somos, humanos y cometemos errores.

Y por eso animo a todos aquéllos que leáis esto a que no os creáis nada. Investigad sobre lo que leáis, veáis, oís. Dudad de todo. Y principalmente de los cuatro ejemplares que hacemos La Buhardilla.

No os quedéis en lo que os decimos. Id un poco más allá. Investigad. Informaos. Formaos. Cuestionad. Preguntad. Negad si es necesario. Sed críticos… e incrédulos.

PD: Hablando de incrédulos: ¿qué pasó con Incrédulospodcast? (backstab Ziggy)

About admin