El Big Bang cíclico

La mayoría de los astrónomos y astrofísicos datan el nacimiento del universo hace unos 13,7 billones de años (billón de años arriba, billón de años abajo), coincidiendo con lo que conocemos como Big Bang. Hablamos de billones americanos, es decir, 13700 millones de años.

Pero un último estudio en el que se analiza la radiación residual del universo, y más concretamente el fondo de microondas, parece indicarnos que el universo es muchísimo más antiguo, y cuando digo muchísimo es muchos millones de años antes. Este estudio concluye que lo que conocemos como Big Bang es sólo la última “explosión” de ese tipo que ha tenido lugar en el universo.

No es la primera vez que se dice que el Big Bang no es un acontecimiento singular, ya que mucho físicos teóricos que investigan acerca de la teoría de cuerdas y la teoría de branas han dicho muchas veces que el Big Bang es algo que como dirían en una serie de ciencia ficción, “ha ocurrido siempre y va a seguir ocurriendo”.

Lo singular de este estudio realizado por Roger Penrose de la Universidad de Oxford (UK) y Vahe Gurzadyan de la Universidad Estatal de Ereván (Armenia), es que aportan una prueba gráfica para realizar tal afirmación, la cual os pongo a continuación:

Esta imagen que veis muestra un patrón bastante claro en el fondo de microondas del universo, ya que estos círculo concéntricos mostrarían variaciones en el fondo del microondas, que según estos dos investigadores solo se puede explicar por el hecho de que el Universo es mucho más antiguo, y que lo conocemos como Big Bang ha sido sólo la última de estas explosiones, que se correspondería con el último círculo concéntrico.

El problema es que según otros investigadores, que probablemente sean defensores de la teoría de un único Big Bang, en el artículo original de estos investigadores no se da suficiente información acerca de cómo se ha realizado la medición del fondo de microondas en este estudio, y lo que es más importante, en ningún momento se realiza una investigación adecuada de a qué pueden deberse estos patrones, pudiendo incluso ser simples artefactos (cosas raras por decirlo del alguna manera) que se produjeron durante la medición.

Dónde sí se mete Penrose es en explicar cómo cree él que se producen estos Big Bangs, ya que teoriza acerca de la posibilidad de que sean choques de agujeros negros supermasivos que se producen en nuestro universo, y además concluye que la crítica acerca de que lo que se ve en este patrón no sean más que artefactos es infundada, ya que tanto Penrose como Gurzadyan realizaron los estudios por separado y con aparatos distintos.

Lo cierto y verdad es que cada día surgen más y más teorías acerca del inicio del Universo, de la Materia y Energía Oscura, etc…algo que personalmente me parece lógico ya que cuando entramos en el terreno de la Física Teórica, ya hemos dicho muchas veces en el podcast de La Buhardilla 2.0 que parece que nos adentramos más en el mundo de la filosofía y la metafísica, y lamentablemente esto es así actualmente, ya que en estos campos es extremadamente complicado demostrar empíricamente algo, y sólo se puede teorizar con afirmaciones, dogmas, etc, que den validez a nuestras investigaciones.

Quizas salgamos de dudas dentro de poco cuando la Agencia Europea Espacial, con su misión Planck consiga darnos una visión más detallada de este fondo de microondas, y quizás entonces más de uno tenga que pedirle perdón a Penrose y Gurzadyan.

Fuente consultada para el artículo:

Cosmic Rebirth

PD: Si echais un vistazo a los comentarios que hay en el artículo que he usado como fuente, vereis un comentario que nos da otra teoría que además explicaría la existencia de la Materia y Energía Oscura. Esta persona dice que nuestro Big Bang fue el resultado de la colisión entre “nuestro” universo y “otro ” universo, y que lo que conocemos como Materia Oscura y Energía Oscura no es más que los restos de ese otro Universo que chocó con el nuestro.

About Kike Silva